lunes, 18 de marzo de 2019

Tarta Sueca de Manzana






La rutina en casa empieza temprano. Todos empezamos el colegio o el trabajo a las 8, así que madrugamos bastante. Yo a primera hora de la mañana no suelo tener hambre. Me tomo un café y después desayuno en el trabajo. Pero los demás siempre acompañan su café con algo de comer, bien sean unos cereales, un porridge, unas galletas o un trocito de bizcocho. 

En cualquier caso, me gusta que tanto las galletas como los bizcochos sean caseros, así que casi cada semana horneo alguno. Y, a pesar de que tenemos un par que son los favoritos, algunas veces nos gusta probar alguno nuevo.

Y así llegamos a la tarta Sueca de manzana. Fue ver una foto en Pinterest y sentir curiosidad por esta tarta. Esta riquísima, mas que una tarta es un bizcocho con unos trozos de manzana deliciosos. 
Casi todas las recetas de la red son similares. Yo he hecho algún pequeño cambio, pero he seguido la de www.rebanando.com 



INGREDIENTES
3 manzanas ácidas (yo he usado Fuji)
100 gr de almendra molida
150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
150 gr de panela (o azúcar moreno o azúcar normal)
50 gr de harina
2 Huevos
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharada de canela

ELABORACION
Empezaremos pre calentando el horno a 180°.
En un bol batimos bien la mitad del azúcar con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente, y con los huevos. Debe quedar una masa esponjosa. 
Añadimos entonces la almendra molida, la levadura, la harina y volvemos a batir hasta obtener una masa homogénea.
Pelamos las manzanas y le quitamos el corazón. La mayoría de recetas dicen que ralles la manzana, pero a nosotros nos gusta encontrarnos trozos, así que prefiero cortarla a trocitos. 

Cubrimos con papel de horno el fondo de un molde, preferiblemente desmontable. El mío era de 20 cm. Vertemos casi toda la masa en el molde, y la extendemos bien. Hay que dejar un poquito de masa para cubrir ligeramente las manzanas. 
Agregamos la manzana. Mezclamos el resto del azúcar y la canela y se lo ponemos por encima a las manzanas.  
Cubrimos ligeramente las manzanas con la masa que hemos reservado. Casi todas las recetas dicen que cubras con la mitad de la masa, pero a mi me parecía mucho. Yo puse casi toda la masa en el fondo y las cubrí con un tercio (mas o menos). 

Metemos en el horno durante unos 30 minutos, o hasta que este hecha. La desmoldamos una vez enfríe. Está deliciosa tal cual o acompañada con crema o helado de vainilla. 


jueves, 7 de marzo de 2019

Setas Portobello Rellenas


No hace buen tiempo. Este sol, este calor, esta falta de lluvia, no son buenas. No para unos primeros días de Marzo. El cambio climático es un hecho y como no cambiemos cosas radicalmente cada vez será peor. Yo no tengo la respuesta, no sé qué hay que hacer. Pero si creo que, aunque a pequeña escala, todos podemos ayudar. Menos plástico, mas reciclaje, menos procesados, más cosas naturales… Pequeñas cosas que pueden tener un gran impacto. No es fácil. Pero los hábitos se crean. Solo hay que intentarlo!!!.

Y hablando de plásticos. Seguro que os habéis dado cuenta de la cantidad de plástico que desechamos cada vez que hacemos la compra en supermercados. Todo está filmado o envasado en plásticos. Hay bolsas para la fruta y la verdura a granel… Es tremendo. Así que cada vez intento comprar más en sitios donde apuestan por envases alternativos de cartón. O donde tu puedes llevar tus propias bolsas de tela reutilizables.

Y en uno de estos sitios me topé el otro día con estos super portobello. Gigantes. Tan grandes como mi mano.
E inmediatamente pensé en hacerlos rellenos al horno.
Fueron un plato único que tomamos para cenar. Junto con una fruta. Si no encontráis setas tan grandes no pasa nada. Se puede hacer la receta perfectamente con setas mas pequeñas. Eso sí, intentad comprarlas a granel, sin plásticos!


INGREDIENTES
4 setas portobello muy grandes
1 calabacin
1 zanahoria
100g de buen chorizo fresco
100g de salchicha
1 cebolla tierna
1 diente de ajo
sal
pimienta
AOVE

ELABORACION
Limpiamos los portobello con un papel húmedo. Les quitamos el pie y un poco mas del interior del borde del sombrero, para hacer mas hueco para rellenar.

Picamos en brunoise pequeña los trozos que hemos quitado de los champiñones, el calabacin, la zanahoria, el ajo y la cebolleta. Cortamos también en trocitos la carne de salchicha y de chorizo.

En una sartén con un poquito de aceite doramos el ajo, añadimos la cebolleta,  la zanahoria y los trocitos de portobello. Dejamos pochar a fuego medio 5 minutos. Agregamos entonces el calabacin  y la carne y dejamos que se cocine todo junto 5 minutos mas.
Rectificamos de sal y pimienta.

Pre calentamos el horno a 200º.

Colocamos los champiñones, salpimentandolos, en una bandeja apta para el horno. Los rellenamos, los regamos con un hilo de aceite virgen extra y los cocinamos en el horno a 190º durante unos 15 minutos.


martes, 19 de febrero de 2019

Hokkaido Milk Bread


En momentos de aburrimiento, o cuando simplemente me apetece relajar la mente, me encanta perderme por Pinterest. Que una foto que me llame la atención me lleve a otra… Y así durante un rato.
El otro día miraba recetas de panes. Hacía mucho que no preparaba pan en casa y tenía ganas de hacer alguno. Y así, saltando de foto en foto llegué al Hokkaido Milk Bread. 
Me llamaron la atención dos cosas, el nombre y la foto. Un pan super esponjoso con un nombre un tanto extraño.

Hokkaido es el nombre de una isla al norte de Japón. Pero según he podido averiguar después, el nombre no se refiere tanto al lugar geográfico como al tipo de pan que allí se hace. Como característica especial lleva Tang Zhong, una especie de roux de agua utilizado en algunos panes asiáticos que hace que los panes queden suaves y esponjosos. Esta técnica es originaria de Japón pero se popularizo en China. 

Bueno, pues después de haberlo probado en casa puedo confirmar que es verdad que el pan queda jugoso, tierno y muy sabroso. No es un pan de molde al uso, pero tampoco es un brioche. Es algo intermedio. Y os puedo decir que tanto con dulce como con salado esta delicioso. ¿Os animáis a prepararlo? 



INGREDIENTES
Para el tang zhong (Roux de agua):
6 cucharadas de agua 
2 cucharadas de harina de fuerza

Para el resto: 
1/4 taza de leche entera 
1 1/2 cucharaditas levadura seca de panaderia 
2 1/2 tazas (aproximadamente 320 gramos) de harina de fuerza
además hasta a 1/4 taza (30 gramos) más 
1 cucharadita de sal 
1/4 taza de nata para montar
1/4 taza de azúcar 
1 cucharada leche condensada
2 huevos, 1 para la masa y 1 para pintar el pan 
2 cucharadas mantequilla, en pomada
1 pizca de leche o agua, para el huevo batido

ELABORACION
Empezamos preparando el tang zhong. En un cazo, batimos las 6 cucharadas de agua y 2 cucharadas de harina hasta que no queden grumos. Calentamos la mezcla a fuego medio-bajo, batiendo constantemente. Lograremos una consistencia espesa después de pocos minutos. Retiramos del fuego. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

A continuación, calentamos la leche brevemente para que este tibia al tacto. Espolvoreamos la levadura en la leche, mezclamos y dejamos reposar por 5 a 10 minutos para que la levadura se active (verás la leche comienza a hacer espuma).
Mientras tanto, mezclamos las 2 1/2 tazas de harina, la sal y el azúcar en un bol grande. En otro bol,  batimos el tang zhong, la nata, la leche condensada y un huevo.

Cuando esté listo, añadimos la mezcla de la levadura a los ingredientes húmedos y batimos suavemente, apenas para incorporar. Hacemos un hueco en medio de los ingredientes secos y vertemos todos los ingredientes húmedos. Removemos con una cuchara de madera hasta que la mezcla forme una pasta que se suelte, y cambiamos a utilizar las manos o una amasadora. Amasamos durante 4 a 5 minutos, o hasta que la masa forme una bola semi lisa. Si la masa está todavía bastante pegajosa, espolvoreamos la harina extra sobre la masa y amasamos un poco mas. 

Añadimos la mantequilla a la masa, una cucharada a la vez, amasamos después de cada adición. Añadimos la segunda cucharada de mantequilla sólo después de que la primera se ha incorporado totalmente. Finalmente se debe formar una masa suave y flexible que es fácil de trabajar. Amasamos por otros 4 a 5 minutos, hasta que la masa esté suave y elástica.

Colocamos la masa en un bol grande y cubrimos el bol con un paño de algodón. Dejemos reposar durante 1 a 2 horas, o hasta que doble el volumen. 
Desgasificamos ligeramente la masa y la dividimos en tres o cuatro partes iguales. Estiramos cada parte con un rodillo, formando un rectángulo largo que enrollaremos. Los vamos colocando  en el molde, que habremos forrado con papel de horno. Repetimos con las partes restantes.

Volvemos a cubrir la masa y la dejamos que vuelva a duplicar volumen, otra hora o así.  Mientras, pre calentamos el horno a 180º, calor abajo y arriba. 
Batimos el segundo huevo con un chorrito de leche o agua y pintamos bien la masa. Ponemos en la parte central del horno. Horneamos durante unos 30 minutos, o hasta que se dore la parte superior. Sacamos del horno.
Dejamos enfriar y ya lo podemos disfrutar!!. 





lunes, 11 de febrero de 2019

Arroz de coliflor con bacalao a la cúrcuma


Cuando voy a algunos supermercados y veo la comida que ellos asignan como “para niños” alucino… Claro que los supermercados solo venden lo que las marcas han desarrollado para ellos. Productos procesados, con muy poca comida “de verdad” en sus ingredientes y en su mayoría cargados de azúcar.

Dar de comer a los niños puede no parecer fácil. Hay sabores que para ellos son difíciles, como el de la coliflor. Pero siempre podemos usar algunos trucos para “disfrazar” el sabor o la textura. Convertir la coliflor en un arroz y aromatizarla con cúrcuma y jengibre es uno de los trucos que yo uso en casa.
Ya he comentado alguna vez que en casa el curry les encanta a los niños. Así que todo lo que sepa a curry se lo comen bien. Y si además es como un arroz, el éxito está asegurado.

No hay que renunciar a una alimentación sana porque haya texturas o sabores difíciles. Siempre podemos jugar con las especias, con otras texturas (una hamburguesa vegetal es otra gran opción…).

INGREDIENTES
150g leche de coco
100g de guisantes
100g de setas shiitake
1 cebolleta
1 cucharadita cúrcuma
1 cucharadita de jengibre molido
4  filetes de bacalao (de ración)
1 coliflor
1 cucharada aceite de oliva
Un poco de cilantro picado
zumo de 1 lima

ELABORACION
Mezclamos la leche de coco, el jengibre  y la cúrcuma en un bol y se lo añadimos a los filetes de bacalao. Lo dejamos marinando en la nevera durante al menos 30 minutos.

Con la ayuda de un procesador de alimentos o un rallador, picamos la coliflor hasta que tenga consistencia de arroz (Con el procesador, hay que tener cuidado de no pasarnos y que se haga una pasta). En una sartén grande ponemos un buen chorrito de aceite. Picamos bien la cebolleta y las shiitake  y las freímos. Cuando empiecen a estar blanditas, añadimos los guisante y el arroz de coliflor y cocinamos durante 4-5 minutos.  Agregamos el cilantro y reservamos.


Pre calentamos el horno a 180 grados. En una  placa para horno  ponemos el bacalao y dejamos que se haga durante 15 minutos , o hasta que el pescado esté cocido. Servimos el arroz de coliflor con el bacalao por encima y regamos ligeramente con zumo de lima.  

lunes, 4 de febrero de 2019

Curry rojo de acelgas y judías (vegano)


¡Cuánto tiempo sin publicar!. No puedo decir cuanto tiempo sin cocinar, porque no es verdad. Cocinar, cocino y mucho. No hay nada como los fríos domingos de invierno en la cocina…
Los fuegos en marcha, el olor a guiso, a caldo, a casero… 

La vida me pide tomarme las cosas con calma. Y aunque sigo cocinando y mucho, no suelo hacer fotos de lo que cocino. Lo disfrutamos en casa. A veces me dicen “esto lo tienes que hacer para el blog”. Y yo pienso, “si, pero otro día”…
Los fríos fines de semana de invierno se pasan entre fogones, entre libros (uno de mis propósitos de este año es leer más y lo estoy consiguiendo!!!), entre planes de viajes, de familia…. 

Pero entre tanta “slow life” ha habido un ratito para fotografiar. Y editar. Y escribir una receta. Y es que está tan rica que no podía dejar de compartirla. Además es vegana, ideal para un Lunes sin Carne. 
El curry rojo es de mis curris thais preferidos, pero tengo que reconocer que pica. Para mi no pica mucho, pero pica. Así que si lo vuestro no es el picante, os doy como opción que utilicéis curry verde, que no pica. El sabor no será exactamente el mismo, pero estará rico igualmente.
Y es que una de mis pasiones, que no cambian con el tiempo, es la de preparar comida de otros países en casa. Y los curris son de los platos mas aplaudidos.

Un curry calentito para un frío lunes de invierno.

INGREDIENTES
1 to 2 cucharadas de pasta de curry rojo
2 tallos de citronella
1 cebolla grande
200ml  de leche de coco
100ml caldo de verduras
2 cucharadas de aceite de coco
1/3 cup chopped garlic scapes
300g  judias pintas ya cocidas
1 manojo de acelgas.
1 berenjena
Harina de arroz
Sal

ELABORACION
Troceamos y hervimos las acelgas durante 5-7 minutos. Escurrimos y reservamos.
Troceamos la berenjena, la salamos ligeramente, la pasamos por harina de arroz y la freímos en una cucharada de aceite de coco.
En un bol pequeño, con una cuchara, mezclamos la pasta de curry con un poco de la leche de coco para suavizar la pasta. Agregamos la leche de coco restante. Reservamos.
Troceamos la cebolla en juliana. Calentamos la otra cucharada de aceite de coco en una sartén grande, a fuego medio. Añadimos la cebolla y salteamos unos 5 minutos, hasta que comience a estar tierna. Añadimos entonces la acelga, la berenjena y las judías. Cubrimos con  la mezcla de curry rojo y leche de coco, el caldo de verduras y añadimos la citronela ligeramente machacada.
Dejamos cocer durante 5 minutos a fuego bajo y tapado. Después destapamos y dejamos cocer 10 minutos más.
Se puede comer tal cual, o se puede acompañar de arroz blanco hervido. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...