lunes, 1 de octubre de 2018

Albóndigas de soja texturizada con setas "lengua de vaca" (receta vegana)



Hemos empezado el otoño con temperaturas de verano. El verano me encanta, es sinónimo de días largos, paseos, aire libre y sobre todo de vacaciones. Pero la verdad es que mi estación favorita del año es el otoño. El color de los bosques, las temperaturas algo más frescas y sobre todo la cocina de otoño. 
Me encantan los productos de otoño, y entre todos, los que más me gustan son las setas. Y no solo me gusta comerlas (que también), me encanta dar paseos por el bosque e ir a buscarlas. 
Descubrir nuevos lugares, estar en contacto con la naturaleza y muchas veces “premiarnos” con una buena comida. 

Este año solo hemos podido ir un día al bosque. No fue nuestro mejor día, pero aún así encontramos suficientes setas para preparar un par de ricos platos. 

Uno es el que os traigo hoy. Con setas “lengua de vaca” (llengua de bou en catalán). 
Un plato vegano que en casa nos ha encantado y que pensamos repetir en cuanto podamos volver al bosque (y encontremos las setas!!!). 

Por supuesto, si no tenéis este tipo de setas, las podéis sustituir por unos champiñones. El sabor no será exactamente el mismo, pero seguro que estará rico igualmente. 


INGREDIENTES
Para las albóndigas:
250 gr. de soja texturizada fina
1 cebolleta
100 gr. de pan rallado
50 gr. de miga de pan 
3 cucharadas de leche vegetal
1 diente de ajo muy picado
Perejil.
Pimienta.
Harina de arroz para rebozar
Una cucharada de salsa de soja
Caldo de verduras (o agua) para hidratar la soja.

300gr. Setas “lengua de vaca”  
8 o 10 espárragos verdes
3 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón de la Vera dulce
Medio vaso de vino blanco
Un chorrito de caldo de verduras
Un puñadito de almendras tostadas sin piel
Perejil
Sal
AOVE

ELABORACION
Empezamos preparando las albóndigas. 
Hidrataremos primero la soja en agua o caldo de verduras (justo que la cubra) junto con una cucharada de soja. La tendremos aproximadamente una hora. Pasado ese tiempo, escurrimos la soja y la colocamos en un cuenco. Picamos muy fina la cebolleta y la sofreímos ligeramente para que pierda la dureza. A la soja, le añadimos el ajo picado, el perejil, la cebolleta y la pimienta y mezclamos. Añadimos el pan rallado y volvemos a mezclar. Finalmente añadimos la miga de pan remojada en leche vegetal y escurrida. Mezclamos y formamos las albóndigas.
Rebozamos las albóndigas en harina de arroz y las freímos en una sartén con un poquito de aceite, o si queréis hacerlas más ligeras, las tostáis en el horno a 180º durante 15 minutos. 
Las reservamos. 

Limpiamos bien las setas, raspando ligeramente las “agujas” que tienen en el reverso. Las troceamos toscamente y las ponemos en una sartén grande (pensad que al final tenéis que añadir las albóndigas) junto con dos dientes de ajo picaditos, con un hilo de aceite. Las sofreímos durante cinco minutos y añadimos entonces los espárragos limpios y troceados. Le damos un par de vueltas, añadimos el pimentón, dejamos sofreír 20 segundos y entonces añadimos el vino blanco. Dejamos evaporar el alcohol. Es momento de añadir las albóndigas y el chorrito de caldo. 

Dejamos que se cocine todo un par de minutos y que se evapore la mayor parte del líquido. 
En un mortero, majamos el ajo que queda con un poquito de perejil. Cuando este bien picado, añadimos un puñadito de almendras y picamos ligeramente. 
Agregamos a la sartén. Le damos un par de vueltas, rectificamos de sal y ya está listo para servir!!. 




lunes, 17 de septiembre de 2018

Costillas estilo asiático - Slow Cooker



No me lo creo ni yo... pero aquí estoy otra vez de vuelta!!!!. Con nueva receta y sobre todo con ganas renovadas de cocinar, y publicar en el blog!!!. Quizás no sea cada semana, pero intentaré publicar al menos un par de veces al mes. 

Hace unos meses que he empezado a usar asiduamente las ollas de cocción lenta. Tan asiduamente que ya tengo tres ollas.... de tres tamaños diferentes para necesidades diferentes. Seguro que alguno piensa que me he vuelto loca, pero de verdad que estas ollas son uno de los mejores inventos de la historia. La comida se prepara sin que tengas que estar pendiente, se cocina en su propio jugo y adquiere un sabor delicioso, a cocina de la abuela. Y lo mejor, las ollas consumen poquísimo y son bastante asequibles, así que no hay excusa para no probar. 

Desde que las uso he hecho varios "experimentos", algunos han salido mal, pero otros como estas costillas, han salido de ponerles un pisito. Increíbles.  

En casa están encantados. Y yo también, porque de verdad que te quita muchisimo trabajo y el resultado es como si te hubieras pasado horas cocinando... 

Si no tenéis este tipo de ollas, también podéis usar el horno, a unos 100 grados durante 3-4 horas (tendréis que controlar la cocción para ver cuando están listas)



INGREDIENTES (para 3/4 personas)
1 tira de costillas de cerdo (3/4 costillas por persona)

Para la marinada:
3 cucharadas de salsa Hoisin
2 cucharadas de vinagre de arroz
1 cucharada de soja
2 ajos picados
1 trozo de unos 2 cm de jengibre picado
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de pimienta negra molida
1/2 cucharadita de cardamomo molido
1 o 2 anís estrellado ligeramente machacado

1 cebolla morada
1 cebolleta
1 guindilla (opcional)
200ml de caldo de carne
2 cucharadas de azúcar moreno (opcional, depende de como de dulce os guste la salsa)
1 cucharadita de maicena

ELABORACION
Limpiamos la costilla de toda el exceso de grasa. Mezclamos todos los ingredientes de la marinada y cubrimos bien la costilla. Dejamos que repose al menos 4 horas, idealmente toda la noche.

Ponemos en la olla de cocción lenta la costilla junto con su marinada, la cebolla morada picada y el caldo de carne. Tapamos y programamos 3 horas en velocidad alta. Yo use la olla de 3,5l. 

Una vez pasado ese tiempo, sacamos la costilla con cuidado (se "rompe") y pasamos el jugo sobrante a un cazo. Desleímos la cucharadita de maicena en un poco de agua y lo agregamos. Añadimos también las dos cucharadas de azúcar y ponemos a fuego fuerte hasta que quede una salsa densa. Pintamos las costillas con ella, añadimos la cebolleta picada y la guindilla también picadita. 

Servimos acompañada de lo que mas os guste, unas verduras al vapor o a la plancha, un arroz basmati hervido, unos fideos chinos....

Receta inspirada en esta: https://tasty.co/recipe/slow-cooker-bbq-ribs-asian-style 





martes, 19 de junio de 2018

Tarta de pollo


Por fin han llegado las buenas temperaturas, las ganas de salir y de pasar tiempo fuera de casa. Ha sido una primavera larga, que a mí personalmente me ha encantado porque adoro el tiempo lluvioso. Yo creo que en otra vida fui inglesa…

Es hora de hacer planes, de aprovechar los días largos, de playa, de paseo, de amigos, de familia. Y ya sea para hacer un picnic o para dejar en casa para comer o cenar, una buena tarta salada es siempre una opción que no falla. 
Además en esta ocasión es una receta de aprovechamiento. Es muy de verano el pedir pollo asado para comer el Domingo. Al menos en nuestra casa. Y normalmente nos sobra… Porque con el calor no comemos tanto y siempre compramos de más. Bien, pues además de hacer la típica ensalada con las sobras de pollo, tenemos más alternativas. 

De verdad, probadla. Es fácil de hacer. Se prepara con antelación. Y está muy buena!!!. Viva el verano!!


INGREDIENTES
4-5 láminas de masa filo
Una cebolla mediana
350 g de carne de pollo asado desmenuzada
2 cucharadas de mostaza
80 ml de vino blanco
80 g de leche
2 huevos
150 g setas (las que más os gusten)
1 calabacín cortado en rodajas
Orégano 
Sal, pimienta
AOVE

ELABORACION
Picamos finamente la cebolla, las setas y el calabacín. En una sartén grande ponemos la cebolla a pochar con un poquito de aceite de oliva virgen extra. Cuando empiece a estar transparente añadimos las setas y el vino blanco. Dejamos que este evapore y las setas se cocinen. Agregamos entonces el calabacín y el orégano. Rectificamos de sal y pimienta. Añadimos el pollo y mezclamos bien. Reservamos.
En un bol, batimos los dos huevos con la leche y la mostaza. Echamos la mezcla de pollo y verduras y mezclamos. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos un molde de tarta o quiche. Extendemos una lámina de masa filo sobre el mismo y pintamos suavemente con aceite de oliva. Colocamos encima otra lámina y pintamos con aceite. Repetimos la operación hasta disponer 4-5 láminas. Vertemos el relleno y horneamos a 180ºC durante 35-40 minutos con calor arriba y abajo. 
Se puede tomar tanto caliente como fría. Lo ideal es acompañarla de una ensalada. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...